¿Qué es una moneda de precio estable (stablecoin)?

stablecoin

Seguro que a día de hoy, conoces a alguien que esté interesado o invierta en criptomonedas. Con la aparición del Bitcoin en el 2009, se abre una nueva perspectiva dentro del mercado financiero. Se ha creado un nuevo sistema financiero digital que está convirtiéndose en un competidor muy serio frente al único sistema financiero que existía.

Desde 2010, se han creado una gran cantidad de nuevas criptomonedas. Este nuevo sistema financiero venía con un problema, y es la volatilidad de los precios. Esta es una de las razones por las que mucha gente se negó a adoptar este dinero digital.

Por todas estas razones, surgen las Stablecoin o criptomonedas estables. No son afectadas por la volatilidad, pues sus precios son estables. Esta moneda digital surge para ofrecer a los inversores una estabilidad relativa en el mercado actual.

¿Qué son las Stablecoins?

Una Stablecoin es un activo digital vinculado a monedas fiduciarias “estables” como el dólar o el euro. Esta moneda digital tiene como objetivo garantizar la estabilidad del tipo de cambio en el mercado, reduciendo la volatilidad propia de las criptomonedas sin respaldo como el Bitcoin.

Las Stablecoins hacen mucho más fácil tener ganancias o congelarlas en una criptodivisa relativamente estable, permitiendo la posibilidad de hacer compras cotidianas o esperar a que pasen periodos de grandes fluctuaciones. Es como un puente entre las monedas que usamos diariamente y el mundo de las criptomonedas.

Sus valores se vinculan a un activo de reserva relativamente estable, como es el oro o el dólar estadounidense. El resultado es una volatilidad de los precios menor, y un nuevo tipo de moneda digital que se adapta a cualquier cosa.

Este tipo de moneda digital se comporta de la misma manera que cualquier criptomoneda, y, al igual que la anterior, está disponible en una cadena de bloques. Tienen todos los valores de los que disfruta una criptomoneda, pero sin la intensa volatilidad de los distintos tipos de monedas digitales.

¿Cómo funcionan las Stablecoin?

Las stablecoins son tokens de criptomonedas, por lo que se emiten en cadenas de bloques. Para reducir la volatilidad y conseguir estabilidad, se vinculan con otros activos que deben tener valor. Aunque no todas estas monedas están vinculadas a monedas fiduciarias o el oro, pues muchas veces se pueden vincular con otras criptomonedas.

Para que las empresas puedan emitir estas monedas digitales, deben depositar en cuentas bancarias una cantidad equivalente de moneda FIAT, como euros, dólares estadounidenses o yenes. Esta vinculación con activos de palabras reales como son las monedas regulares permite a las Stablecoins evitar esa volatilidad de los precios tan común en los mercados de criptomonedas.

Como hemos mencionado antes, las Stablecoins se pueden vincular a otro tipo de monedas, por lo que tienen otras formas de respaldo. Además de los mencionados, pueden funcionar como los siguientes activos:

  • Commodities: son las materias primas como el oro, la plata o el petróleo. Es muy común encontrar stablecoins vinculadas a este activo.
  • Criptomonedas: es su vinculación a otros criptoactivos. Este sistema deja a un lado la visión de conseguir una moneda estable centrada en las monedas fiduciarias. Se presta respaldo a un token con las reservas de una criptomoneda.
  • Tokens estables: se vincula con tokens estables pero que no disponen de un respaldo directo de otro activo. No tienen garantía de estabilidad.

Ventajas de las Stablecoins

Las monedas estables tienen numerosas ventajas, y te pueden aportar una gran cantidad de beneficios.

  • Minimizan la volatilidad

El valor de las criptomonedas como Bitcoin y Ether está en su baja volatilidad, que permite compensar los movimientos en otras monedas virtuales. Un activo vinculado a una moneda estable va a garantizar que el valor de sus tokens no aumentará o se desplomará repentinamente en un futuro próximo.

  • Ahorrar activos

Comercializar o ahorrar dinero es más fácil que con el sistema bancario tradicional. Con las stablecoins no es necesario crearse una cuenta bancaria, y su transferencia es más sencilla que con las monedas tradicionales.

  • Gran movilidad y envíos internacionales

Las stablecoins se pueden enviar a cualquier parte del mundo, incluso a lugares donde la moneda local es inestable o es muy difícil conseguir un dólar estadounidense. 

El carácter digital y descentralizado del Blockchain permite a este tipo de criptomonedas tener una gran movilidad y una facilidad en su sistema de intercambio. Transferir monedas se hace de una manera mucho más transparente.

¿Cuál es el futuro del mercado de las criptomonedas?

La blockchain de Bitcoin fue la cadena que creó todo el movimiento de las criptomonedas. En un principio se desarrolló para evitar a las instituciones financieras. Con ello se desarrollaron las Stablecoins, que están a medio camino entre la descentralización de las criptomonedas (Bitcoin) y las monedas fiduciarias de gestión centralizada, como el euro o el dólar estadounidense. Ambos instrumentos híbridos han crecido de una manera descomunal.

Las monedas estables no son lo mismo que las criptodivisas tradicionales. Su funcionamiento ha conducido a una situación que sorprendió a muchos en el mercado de las criptomonedas. Ese sistema que se creó en un principio para eludir a esas instituciones financieras, ahora necesita el respaldo de esas organizaciones financieras centralizadas, que cada vez representan un papel más importante en el universo de las criptomonedas.

Este tipo de moneda digital ha creado ese diálogo y dependencia entre las instituciones financieras y los gobiernos, que juegan un papel fundamental para la evolución de las stablecoins. Gracias a esto, las criptomonedas siguen creciendo y son aceptadas cada día más, tanto por las personas como por las instituciones financieras y los gobiernos actuales.

Las Stablecoins han supuesto un antes y un después en el mundo de las criptomonedas. Ofrecen posibilidades que en un principio no eran propias de este tipo de activo, y han logrado el equilibrio entre gobiernos e instituciones financieras, algo que se veía difícil de conseguir. Sus características ofrecen numerosas ventajas, y, aunque aún siguen evolucionando, son un activo que tiene mucho futuro en el mundo de las criptomonedas.

Invierte en inmuebles tokenizados